DEVOLVIÉNDOLE LA FELICIDAD A LA FAMILIA DE BENIGNA

En octubre del 2011, en la comunidad de , uno de nuestros promotores en la zona conoció a la Señora Benigna Quispe Suclli una mujer maravillosa que a pesar de las condiciones de su vivienda brindaba calor de hogar y amor a sus cinco hijos entre 7 y 14 años de edad. Los integrantes de la familia Quispe Suclli, habitaban un vivienda con techos de calaminas agrietadas que causaban una constante inundación de su pequeña habitación. Esta situación causaba una continua podredumbre en los listones de madera que sostenían escasamente el techo de la vivienda, así como las paredes. Cáritas Cusco, ante el peligro que constituía para la vida de esta familia lo endeble de su vivienda decidió apoyarlos con materiales para el repararla y reforzarla, tales como calaminas, clavos, listones de madera y la mano de obra necesaria. Esta ayuda se hizo posible gracias a la contribución generosa de la Shaley & Donald Rubin Foundation. Tan cautivadora resultó esta familia para los trabajadores de Cáritas Cusco, que muchos de ellos participaron en el cumpleaños del más pequeño de los hijitos de Benigna, uniéndose a la felicidad de un niño que antes de ese día nunca había recibido un presente por su cumpleaños.